A lo largo de nuestra vida todos nos marcamos una serie de objetivos personales o metas profesionales que nos gustaría alcanzar. Además, hay épocas del año que suelen ser más propicias para marcarnos estos objetivos personales (septiembre suele ser una de ellas después del descanso que suponen las vacaciones). Sin embargo, a pesar de nuestra buena voluntad inicial, en muchas ocasiones, no logramos lo que pretendíamos e incluso no llegamos ni siquiera a intentarlo. A continuación os presentamos una serie de pautas que nos pueden ayudar a conseguir aquello que nos que nos proponemos.

 ¿Qué es lo que quiero conseguir?

Quien mucho abarca, poco aprieta (me apunto al gimnasio, no me voy a estresar en el trabajo, dejo de fumar, me apunto a un curso…buff). Empieza por un sólo objetivo, establece un objetivo realista y cuando lo hayas conseguido, a por otro.

TIP: “Recuerda que un cambio de conducta requiere de 21 días para convertirse en un hábito”

 ¿Cómo empiezo?

Mientras esté en nuestra cabeza, es sólo una idea, una nebulosa inmaterial, todavía no es un objetivo. Escríbelo en un papel. La acción de escribirlo logra que salga de nuestra cabeza, que le demos forma y lo concretemos.

 ¿Cómo de concreto ha de ser?

El tema de la concreción es un hecho importante. Si yo me planteo objetivos poco concretos, por ejemplo, “ser feliz en la vida”, “sacar buenas notas”, “ganar mucho dinero”, difícilmente sabré si los he logrado. La meta no está establecida. ¿Qué significa ser feliz en la vida?. Tener más dinero, tener un tiempo cada día para mí o mi familia. Concrétalo lo más posible.

 ¿Cuándo lo lograré?

Establece una fecha para lograrlo. Si no nos marcamos un plazo para lograrlo lo iremos dejando pasar y al final no lo conseguiremos. El paso del tiempo es uno de los elementos que mayor pérdida de motivación genera. Si pasa el tiempo y no hago nada, mi motivación inicial desaparece y abandono mi objetivo.

 ¿Que necesito hacer para lograrlo?

Planifica aquellas acciones que te conducen hacia tu objetivo y descarta aquellas que te desvíen del mismo (de estas últimas hay muchas) (apuntarme al gimnasio, buscar un coach que me ayude, matricularme en un centro de estudios, aprender a gestionar mi tiempo…). También es conveniente poner fecha para la realización de las acciones

Estos son unos pequeños pasos que te pueden ayudar a lograr tus metas. ¿Cuáles son tus trucos para conseguir tus objetivos? Compártelos con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *