“Hace ya un tiempo se realizó un experimento en el cual se introdujo en una jaula a cinco monos…”

A continuación se colocó en la jaula un racimo de plátanos colgado de una cuerda. Cuando los monos intentaron alcanzar los plátanos recibieron un chorro de agua fría hasta que cesaron en su empeño. A continuación se metió en la jaula un nuevo mono que no sabía nada de lo que había pasado y se sacó de la misma a otro mono que sí había recibido el chorro de agua fría. El nuevo mono, al ver los plátanos intentó cogerlos, pero sus compañeros de jaula, que sabían lo que ocurría cuando intentaban coger los plátanos se lo impidieron por la fuerza hasta que el nuevo sujeto dejó de intentarlo. Se fue repitiendo el mismo proceso (introducir un nuevo sujeto y retirar a uno veterano) hasta que en la jaula no quedó ningún mono que hubiese vivido lo que ocurría cuando se intentaba alcanzar los plátanos. A pesar de ello, ninguno intentaba coger los plátanos que estaban a su alcance. El comportamiento inicial se transmitió de un sujeto a otro sin saber la razón para, al final mostrar una actitud pasiva mantenida por el grupo. ¿En cuántas empresas se mantienen este tipo de actitudes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *